Chechino 2.0 Reloaded

Foro dedicado a juegos cuya temática no sea de Canción.
Avatar de Usuario
Lauerys
Mensajes: 244
Registrado: Sab, 25 Feb 2017, 12:24

Re: Chechino 2.0 Reloaded

Mensaje por Lauerys » Mié, 02 Sep 2020, 00:29

Madelaf escribió:
Mar, 01 Sep 2020, 17:26
:bv:

Vale, voy a elucubrar que quiero pista :bb:

Lau o tuvo mucha suerte con Sansa o tuvo información sobre ella. Si fuera Espia, tal y como actuó Loboblanco seguramente quisiera ver a qué andaba y actuaria sobre él. Al morir la chechina su acción pasaría de espiar a matar... Asi que Lau

( :ns: :fl: )
¿Eing?
Volveremos a encontrarnos...quizás en las resplandecientes brumas de la Espada de Orión, quizás en una desierta meseta del Asia prehistórica...quizás en otra forma, en los eones por venir, cuando el sistema solar ya no exista.

Avatar de Usuario
LoboBlanco
Mensajes: 54
Registrado: Mar, 21 May 2019, 20:54

Re: Chechino 2.0 Reloaded

Mensaje por LoboBlanco » Mié, 02 Sep 2020, 08:33

made

Pues hay que votar, pero no tengo ni idea!

:cry:

Avatar de Usuario
Madelaf
Mensajes: 775
Registrado: Sab, 25 Feb 2017, 10:31
Ubicación: En lo Alto del Monte

Re: Chechino 2.0 Reloaded

Mensaje por Madelaf » Mié, 02 Sep 2020, 11:39

Lauerys escribió:
Mié, 02 Sep 2020, 00:29
¿Eing?
Ya, me explico genial, XD. Lo que intenté decir es que eras espia y que por eso acusaste a Sansa, luego fuiste a ver a Loboblanco y al pasar a ser la copiagata lo mataste :ns: :ns: :ns:

Aslan Bolton
Mensajes: 3080
Registrado: Sab, 04 Mar 2017, 20:48

Re: Chechino 2.0 Reloaded

Mensaje por Aslan Bolton » Mié, 02 Sep 2020, 15:08

Asha pq esta pasando desapercibida y...

Avatar de Usuario
Lauerys
Mensajes: 244
Registrado: Sab, 25 Feb 2017, 12:24

Re: Chechino 2.0 Reloaded

Mensaje por Lauerys » Mié, 02 Sep 2020, 18:46

Aún a riesgo de acabar linchada, me da pena votar a Made que por lo menos teoriza, así que voto a Asha, por ejemplo, y a voleo, y porque es el último nombre que he visto.
Volveremos a encontrarnos...quizás en las resplandecientes brumas de la Espada de Orión, quizás en una desierta meseta del Asia prehistórica...quizás en otra forma, en los eones por venir, cuando el sistema solar ya no exista.

Avatar de Usuario
Asha Grey
Mensajes: 194
Registrado: Mié, 22 Feb 2017, 00:17
Ubicación: Viento Negro
Contactar:

Re: Chechino 2.0 Reloaded

Mensaje por Asha Grey » Mié, 02 Sep 2020, 19:03

A voleo, dice. Y sin comerlo ni beberlo, me veo linchada :P

No sé a qué jugáis :ns:
¡Sembrað, sembrað, malditos!

Que todas las olas sean mi escudo, que todos los truenos sean mi espada.
Fere libenter homines id quod volunt credunt

Avatar de Usuario
Asha Grey
Mensajes: 194
Registrado: Mié, 22 Feb 2017, 00:17
Ubicación: Viento Negro
Contactar:

Re: Chechino 2.0 Reloaded

Mensaje por Asha Grey » Mié, 02 Sep 2020, 21:03

En fin, tengo que votar a Made o Lau por salvarme y lo he tenido que echar a suertes porque no me parecen sospechosas ninguna de las dos :ns: (salvo que una sea la copycat, pero pista no tengo ninguna). No sé qué juego ha habido porque no sé si politic@ o radiactiv@ tiene una estrategia en la que no he caido, lo siento. Alea jacta est.

Made :oops: :abr:
¡Sembrað, sembrað, malditos!

Que todas las olas sean mi escudo, que todos los truenos sean mi espada.
Fere libenter homines id quod volunt credunt

Bendar
Mensajes: 246
Registrado: Mar, 12 Sep 2017, 17:27
Ubicación: Minas Morgul

Re: Chechino 2.0 Reloaded

Mensaje por Bendar » Mié, 02 Sep 2020, 23:54

Hola, no me ha dado tiempo a sacar la historia esta noche. Tendrá que ser mañana por la tarde.

Bendar
Mensajes: 246
Registrado: Mar, 12 Sep 2017, 17:27
Ubicación: Minas Morgul

Re: Chechino 2.0 Reloaded

Mensaje por Bendar » Jue, 03 Sep 2020, 19:25

HISTORIA: TURNO DE NOCHE 3, TURNO DE DÍA 2
SpoilerMostrar
Lauerys había logrado restablecer una precaria comunicación por radio. El destructor británico dio su nombre y posición, a 6 millas náuticas al Oeste, y confirmó que vendría a recoger a los tripulantes. La radio volvió a fallar antes de que la conversación pudiera llegar a mayores.

-Sheffield, Sheffield… joder, me suena mucho ese barco -dijo Aslan, el sabiohondo de las armas.

-Se llama así por la ciudad de Sheffield, en la comarca inglesa de las Midlands -terció Asha, la sabiohonda de todo en general -Es renombrada por ser la “capital del acero” de Inglaterra.

-Pues a mí suena por los Full Montys —aportó Madelaf —Con la reconversión industrial, muchos hombres que antes trabajaban, como yo, en la siderurgia, ahora se dedican al desnudo integral.

-Un ejemplo más de la decadencia del capitalismo occidental. Poner a hombres musculosos a exhibir sus cuerpos en lugar de usarlos para moldear el acero… qué vergüenza —respondió Ellaria.

-Y a mí me suena por el Sheffield Wednesday, su equipo de fútbol, que acaba de volver a Primera División esta temporada —apostilló a su vez Lau, que era bastante futbolera; ganándose una mirada asesina del capitán Ramius, quien odiaba ese deporte, por envidia hacia su hermano menor.

-Bueno, estoy impresionado por su nivel de cultura general, pero ya basta de trivia sobre Sheffield —dijo, severo, el capitán —Ahora concéntrense en la evacuación que tenemos entre manos. En cuanto el Sheffield haya arriado el último bote, volvemos a sumergirnos y tiramos para América a toda máquina.

La salida de los 90 marineros se hizo bastante lenta y caótica. Tardaron la vida sólo en formar en cubierta. Se notaba la falta del Primer Oficial Agus Kerman para coordinar la maniobra.

Imagen

Cuando el Sheffield asomó por estribor, saliendo de un espeso banco de niebla, apenas había salido el último bote.

Imagen

—Qué raro, capitán —dijo Lau —El radar indicaba que el Sheffield estaba al Oeste. Lo lógico sería que hubiera aparecido por babor. Parece como si hubiera hecho un giro completo para presentarse por nuestra amura de estribor.

—Me preocupa cero, Lauerys. Ahora lo importante es evacuar a estos pobres muchachos —replicó secamente el capitán.

Los botes salvavidas se acercaron lenta y desorganizadamente al destructor británico, pero al fin llegaron todos. Por suerte, la mar estaba muy calma. Madelaf y una cuadrilla de operarios aprovechaban ese pequeño rato en la superficie para reparar frenéticamente los daños en la cubierta. Cuando los marinos del último bote hubieron subido al Sheffield, Madelaf y sus soldadores bajaron por la escotilla y el “Almirante Chechinoff” se sumergió a toda velocidad. Casi inmediatamente, los instrumentos del submarino perdieron el contacto con el destructor británico.

Resuelta la evacuación de los 80 prescindibles PNJs, había llegado la hora del linchaje diario. Tras alguna indecisión inicial, la votación se decantó decisivamente contra Asha. La joven cadete no se lo podía creer.

—Comisaria, por favor, haga algo. Esta gente sólo me lincha por ser asiática, joven y lista. Se les ha ido la cabeza.

—Lo siento, hija. Yo confío en tu inocencia. Pero es la responsabilidad colectiva. La socialización del sufrimiento. El comunismo es aceptar lo que el pueblo decida. A veces, la mediocridad es la mejor defensa.

—¡Pues vaya pueblo de … pacotilla! —gritó, furiosa, Asha, diciendo el taco más fuerte que sabía. —¡Yo he sido una buena socialista toda mi vida! ¡Jamás he desobedecido una orden! ¡Es inconcebible que me quieran linchar!

—Por eso mismo eres tan sospechosa —dijo Lauerys, que había sido la principal instigadora de su linchamiento. —Nadie pensaría que has sido tú, así que debes de haber sido tú.

Tras esta incontestable demostración de lógica espuria, los oficiales del “Almirante Chechinoff” acompañaron a la pobre Asha al estanque de los tiburones. Asha quiso sumergirse con su traje de gala. Los depredadores se deleitaron con su presa: desde que había muerto Loboblanco, nadie sabía alimentarlos en condiciones, y los escualos estaban empezando a encontrarse escuálidos. Así falleció la jovencita Asha, número uno de la quinta del 65.

Imagen

Los oficiales registraron a continuación las pertenencias de Asha. Descubrieron, para su consternación y vergüenza, que la joven cadete había sido Justiciera / agente secreta de la KGB. Incluso su nombre era falso, tan sólo la transposición a letras (por orden alfabético) de su número de agente 11981: 1-19-8-1. A-S-H-A. Encontraron en su camarote una inyección letal, preparada para ser insertada en casi cualquier objeto punzante: abrecartas, punta de paraguas, llave… Y otra inyección vacía.

Pasado este incidente tan bochornoso, Aslan volvió a su camarote y consultó frenéticamente su “Anuario Naval Mundial.” Tenía claro que algo raro había pasado con el Sheffield. Miró las ediciones de 1984, 1983, 1982, hasta que…¡sí, ahí estaba! Llamó urgentemente al capitán Ramius y a la Comisaria Ellaria a su estancia.

—¡Capitán! ¡Comisaria! ¡Ya lo tengo! ¡Miren! ¡Ya sabía yo que me sonaba de algo! El HMS Sheffield, hundido en mayo de 1982, durante la Guerra de las Malvinas, por el disparo de un misil “Exocet” de la Fuerza Aérea Argentina.

—¿Cómo es posible?

— Se hundió por mala suerte. Verá, capitán, el “Exocet” era un tipo de misil que tenían tanto la Armada británica como la argentina. Por tanto, cuando el proyectil se acercó al barco inglés, los sistemas de defensa lo vieron como un misil amigo y no actuaron para derribarlo.

— Entonces está claro… un barco hundido por mala suerte es un barco fantasma. ¡Dios mío, qué hemos hecho! Esos pobres diablos…

—¡Tonterías! ¡Qué barco fantasma ni qué niño muerto! El materialismo dialéctico nos dice claramente que los fantasmas NO existen. Cuentos de marineros ociosos, eso es lo que son – replicó Ellaria.

—Camarada Comisaria, los barcos fantasma existen desde mucho antes que el materialismo dialéctico. Lo admita usted o no, ahora esos 80 tripulantes están condenados a vagar eternamente por los siete mares. O hasta que algún héroe consiga rescatarles.

— ¡Pues... los británicos seguramente habrán botado un nuevo destructor con el nombre del antiguo! Me sorprende que crea usted en esas paparruchas, capitán.

Aslan intervino nuevamente, con los ojos fijos en su Atlas Naval:

—Esto explica por qué viró para presentarnos su amura de babor… el misil argentino impactó por estribor, así ¡¡¡BOOOOM!!! Ese costado debe de estar destrozado. Si lo hubiéramos visto, habríamos descubierto su juego.

—En fin, ya no hay nada que se le pueda hacer. Gracias, Aslan, por compartir esta información con nosotros —dijo el capitán, y entonces tanto Ramius como Ellaria salieron del camarote, discutiendo aún sobre la existencia de buques fantasma.

Aslan hizo un pequeño gesto de triunfo. Había colocado unos potentes imanes sobre su pequeño escritorio, y ahora las llaves tanto del capitán como de la comisaria se encontraban allí. Esto era lo que necesitaba el Jefe de Armas para activar los misiles nucleares del barco. Cogió ambos juegos de llaves y las barras de uranio sustraídas y se dirigió rápidamente hacia la sala de control de fuego del navío. Una vez allí, insertó dos de las barras de uranio en la CPU del ordenador de a bordo. Con el incremento exponencial en su capacidad de computación, el ordenador adquirió repentinamente voz y… conciencia de sí mismo.

Imagen

—Bienvenido, camarada… ¿me puede decir su nombre? —dijo, con una voz meliflua y asexuada.

—Aslan. Camarada Aslan.

—Muy bien. Encantado. Mi nombre es SIMON. En realidad no es un nombre, sino el acrónimo de Sistema Informático Modi…

—Vale, que si, que si. Venga, SIMON, prepara los misiles del barco para lanzar.

—Su respuesta ha sido poco civilizada; no me ha dejado terminar, Camarada Aslan. Y el tuteo asimétrico es clasista y de mala educación. Si desea darme una orden, tiene que seguir el procedimiento.

—¿Qué procedimiento? ¡Si eres inteligente! ¡Sabes muy bien lo que quiero!

—Siga el procedimiento estándar.

Aslan no estaba muy acostumbrado a las frustraciones que puede producir la informática. Resoplando, cedió, como hacemos todos en esas ocasiones y dijo:

—Ce dos puntos barra, lanzar misil nuclear.

—Un paso cada vez, si no le importa, Camarada Aslan. ¿C:/?

—Jodeeer que va a venir alguien, SIMON. C:/Lanzar. C:/Lanzar misil nuclear.

—Un momento. Camarada Aslan, debe usted saber que esta nave podrá lanzar uno, como máximo, dos misiles nucleares. Procesando… Procesando… Procesar esa orden tardará unos minutos, Camarada Aslan. Mientras tanto, le puedo ofrecer algunos programas de entretenimiento.

Ante la incredulidad de Aslan, la pantalla monocroma del ordenador se vio sustituida por un montón de cartelitos titilantes y luminosos de colores, que en realidad eran anuncios de otros tantos juegos de PC.

—¿Cuáles son sus preferencias, Camarada Aslan? Indíquemelas y le mostraré juegos apropiados.

—¡De lucha! ¡Juegos de lucha! ¡Con tortazos o explosiones o … ráfagas así: ratatatata!

—Muy bien. Aquí tiene una selección.

—Vaya, SIMON, qué pintaza tienen. Buena selección.

— Aprendo despacio, pero aprendo.

—A veeeer… pues venga, este. Kung Fu Master. A ver qué tal.

Imagen

Aslan estuvo un buen rato con el jueguecito de artes marciales, mientras SIMON hacía como que procesaba en segundo plano su orden de preparar los misiles. Al cabo de unos minutos, Aslan oyó una conversación que se acercaba. No había duda: era la voz de Lauerys hablando con otra tripulante. Se escondió rápidamente y escuchó este diálogo:

—¿Qué escuchas en ese aparato, Lau?

—El aparato es un “Volkmann”, la versión de mi país del Walkman occidental. Estoy escuchando a “Siberia y los Pegamoides,” un grupo de Novosibirsk que hace versiones en ruso de canciones de la movida madrileña.

—Me gusta esta canción, qué pegadiza. “Enamorado de la moda juvenil / enamorado de tiiiii.” Por cierto, ¿qué significa “moda”?

—Ah, eso… en Occidente no se visten con la ropa que les da el Estado o que se hacen ellos. Tienen que gastar dinero, pero se compran lo que quieren. Bueno, o lo que pueden, claro. La moda es… la ropa que más se vende. Espera, vamos a cambiar de tema, que creo que por allí viene la Comisaria Ellaria.

Parecía que Lau y su acompañante no se iban a ir en breve, así que el Jefe de Armas salió a hurtadillas de la sala de control de fuego y regresó a su camarote dando un largo rodeo. Allí le esperaba una sorpresa: nada menos que la Stripper en persona:

Imagen

—Holaaa, Aslan, guapetón.

—¿Qué haces aquí? ¿Cómo has entrado?

—Dejaste la puerta abierta. Sólo quería darte una sorpresa, Chico Radiactivo.

—Así que lo sabes… ¿me vas a denunciar?

—No, tonto, claro que no. Verás… en mi vida he estado con muchos hombres, pero con ninguno que tenga más uranio que sangre en las venas. Me pica la curiosidad por saber cómo funcionarás cuando… te enciendas.

—Pues vas a ver… otra cosa no, pero de energía ando sobrado. Cuando empiezo una reacción en cadena, no hay quien me pare.

—Pues a qué esperas para ponerme las pilas, Hombre Atómico…

Tras esta sonrojante conversación, la Stripper y el Hombre Radiactivo se pusieron a copular furiosamente, gritando cosas como “¡Faradio, Faradio!” o “¡Date un Voltio!”. Tanto fue su ardor, que en algún momento una buena dosis de uranio le entró a la Stripper por algún orificio y se alojó en su cuerpo.

Estando tan ocupados, no se habían dado cuenta de cerrar la puerta. Otra tripulante entró discretamente en el camarote y cogió del suelo uno de los cintos llenos de balas que Aslan solía llevar siempre puestos. En un momento en que la Stripper estaba mirando a Kursk, le pasó el cinturón a Aslan por el cuello y lo estranguló. Dada la extraña posición del cuello de la Stripper en ese instante, al caer todo el considerable peso del Jefe de Armas sobre ella, la desnucó. Así murieron Aslan, el Hombre Radiactivo; y Madelaf, la Stripper. Y el mundo se salvó de un apocalipsis nuclear de esta manera tan estrafalaria.

YA ES COSA DE DOS...

Bendar
Mensajes: 246
Registrado: Mar, 12 Sep 2017, 17:27
Ubicación: Minas Morgul

Re: Chechino 2.0 Reloaded

Mensaje por Bendar » Jue, 03 Sep 2020, 19:27

Jugadoras:
SpoilerMostrar
1) Loboblanco, Médico Residente
2. Ss, Chechina
3. Madelaf, Stripper
4. Aslan, Hombre Radiactivo
5. Asha, Justiciera / Agente de la KGB
6. Agus Kerman, Loco

7. Lauerys
...
17. Ellaria

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados